Una historia: clubes de autos y chaquetas bordadas

La chaqueta de club de autos bordada con su tradicional bordado de punto de cadeneta y parches bordados se introdujo durante los años cuarenta y principios de los cincuenta, cuando los entusiastas del hot rod comenzaron a formar clubes de autos para celebrar su amor por el hot rod.

Las primeras chaquetas de club de autos bordadas consistían en chaquetas de cuero con el nombre del club de autos y un logotipo simple indicado en la parte posterior de la chaqueta. Al igual que las pandillas de motociclistas con sus colores, los parches de los clubes de autos también tenían su propio significado.

Algunos clubes de autos incorporaron la marca particular de vehículo en la que se centró su club, como Ford, y algunos llegaron a bordar un Modelo T real en las chaquetas de sus clubes de autos.

Hot Rods en Estados Unidos después de la Primera Guerra Mundial

La introducción del Ford Modelo T fue el comienzo de la modernización de la industria de fabricación de vehículos. La producción en línea de montaje de Ford, los salarios más altos y los horarios cambiantes anunciaron la era de la producción en masa. Los ansiosos buscadores de empleo acudieron en masa a Detroit para encontrar trabajo en la economía repentinamente en auge de la antigua ciudad maderera.

El Ford Modelo T se vendió por menos de mil dólares en su apogeo, una suma considerable teniendo en cuenta que el país todavía estaba luchando contra la Gran Depresión. Sin embargo, dado que era un vehículo producido en masa, era el modelo de automóvil más asequible para el estadounidense normal. El Modelo T era resistente, confiable y fácil de armar y desarmar.

Los chop shops pronto surgieron y se hicieron populares en todo el país. Los Model T fueron los primeros hot rods que se desmontaron y se volvieron a montar para maximizar la velocidad y la potencia de permanencia en las carreras de resistencia. Las carreras fueron especialmente populares en el sur de California debido al clima seco del desierto y la proliferación de áreas aisladas adecuadas para pistas de carreras.

Hot Rods en Estados Unidos después de la Segunda Guerra Mundial

Después de la Segunda Guerra Mundial, las tropas que regresaban lucharon por encontrar una manera de asimilarse a la cultura civil. El hot rodding se convirtió en el pasatiempo favorito de estos jóvenes que anhelaban la camaradería y una salida para las habilidades y técnicas aprendidas durante su alistamiento.

Los jóvenes habían aprendido muchos trabajos ocasionales durante su tiempo en el ejército. Recibieron capacitación sobre cómo cocinar, limpiar, reparar maquinaria y, básicamente, cualquier otra tarea que se les hubiera requerido para aprender y ser útiles durante su tiempo en el ejército.

Los Ford Model T eran asequibles, fáciles de desmontar y modificar. Algunas modificaciones del Modelo T incluían la adición de carburadores duales, lo que significaba que un motor podía absorber más mezcla de aire y combustible, lo que hacía que el coche fuera más rápido y estuviera equipado para las carreras.

Los entusiastas de los autos se unieron durante este tiempo y los miembros bordaron chaquetas de clubes de autos, placas especiales y soportes para matrículas hechos para indicar su asociación con un club de autos en particular. Las chaquetas a menudo estaban adornadas con un parche con el nombre del club, el tipo de automóvil en torno al cual se formó el club, un diseño bordado directo con puntada de cadena simple y el nombre de la calle del propietario de la chaqueta del club de automóviles.

Los miembros compartieron sus conocimientos e información sobre sus amados vehículos, así como sobre garajes y herramientas. También ayudaron a los automovilistas varados a quienes luego se les entregaron tarjetas de cortesía que se utilizaron para impulsar la reputación de organizaciones acreditadas.

#Una #historia #clubes #autos #chaquetas #bordadas

FacebookTwitterPinterestRedditLinkedInWhatsAppShare

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *